sábado, 22 de febrero de 2014

Morir

Morir, terminar, acabar... son palabras trágicas aunque fervientemente deseadas. No tener salida, sentirse atrapada, perdida... y acabar.

Cuántas veces he criticado la necesidad de terminar de muchas personas. La vida es un regalo, decía. La vida hay vivirla, disfrutarla, seguía. La vida es una puta carrera de obstáculos sin final. Y yo estoy harta de saltar, de esquivar, de arriesgar, de avanzar, de retroceder después para intentar llegar a una meta que no veo. ¿Dónde está la maldita bandera del final? ¿Existe acaso?

He vivido tanto en tampoco tiempo que a veces tengo la sensación de tener muchos más años de los que tengo. No soy ni mucho menos una persona experimentada en muchos aspectos de la vida. No me he desarrollado profesionalmente ni personalmente. Pasé casi tres años de mi vida en paro, ansiando cualquier oportunidad laboral en España. Escapé a Alemania creyendo que allí conseguiría la vida que creía merecer.

En Alemania aprendí que la humildad es un preciado tesoro que no hay que canjear por nada. Da igual lo que tú creas ser. La vida te da lo que considera que mereces. Pasé de un trabajo prometedor, en el que iba a mejorar mucho mi alemán, en el que iba a conseguir olvidar a la persona que me dejó marchar. Y no encontré más que desprecios y abusos por los que creí, me tendían una mano. Trabajé más de 14 horas al día. Abríamos y sacábamos la puta terraza. Esperábamos a los clientes inexistentes. Y yo me ahogaba, le necesitaba, a él. A ese individuo chulo y presumido que me había cambiado la vida para siempre.

Comencé a temer a esos que me dieron la "oportunidad". Me aterraban, se gritaban, se pegaban, manipulaban y nos debían. Conseguí huir de allí, llevándome conmigo a mi compañera y amiga. Juntas y gracias a la ayuda de mis padres, recorrimos con un saxo viejo del sur al norte de Alemania. Para ir a trabajar a una fábrica de envasado de carne. En principio yo iba a ser traductora y ella peona industrial. Al final, sólo era la pringada de turno de la que aprovecharse. Era la llave.

Conseguí que ese hombre que tanto necesitaba cogiese un avión hasta Bremen. Avión que él temía, odia volar. Y allí después de tantos meses, le vi saliendo a toda velocidad del aeropuerto, no me vio, tuve que correr tras él. No se me podía escapar, ahora no. Estaba en la entrada, mirando sin parar a todos lados, buscándome. Cuando se dio cuenta que estaba a su lado fue tal su abrazo que temí partirme en dos. No era extraño, entre sus brazos estaba en casa. Ese era mi sitio.

En mitad del camino a donde yo vivía, paramos para querernos. Hicimos el amor a lo bestia. Hacía mucho que no le sentía y yo sólo quería tenerle en mi. Era mío.

Durante una semana, que corría tan rápida como minutos, disfrutaba de su compañía a sabiendas que duraría muy poco. No lo podía consentir. No se podía ir. Me devané los sesos para conseguir que se quedase conmigo. Al final conseguimos un trabajo juntos. Íbamos a entrar en otra cárnica. Juntos. Hicimos un largo viaje de vuelta España. Él tenía que arreglar unos papeles en su trabajo (tiene una excedencia aún) y yo necesitaba abrazar a mi sobrino de nuevo.

Todo era un sueño, por fin lo había conseguido. El amor de mi vida estaba conmigo, renunciaba a todo por mi. Íbamos a estar juntos. Estuvimos una semana de vacaciones, disfrutando del sol, de la familia y de los amigos. Hicimos las maletas y volvimos a la tierra prometida, Alemania.

Pues bien, he de decir que Alemania es una mierda, como diría Estela Reinols, (y él entiende este guiño), "es una gran caca pintada de purpurina". No sólo encontramos engaños y traiciones al llegar. La gente a la que yo había ayudado, me ponía la zancadilla, o con ellos o solos. No teníamos dónde vivir, y en ese trabajo, pues simplemente no sabían cuando íbamos a entrar. Y allí nos encontramos, lejos de casa, sin hogar, ni patria, ni trabajo.

Conseguimos un piso, ay ese piso, siempre lo recordaré con mucho cariño. Allí fui realmente feliz, tenía a mi familia allí, le tenía a él. Nunca he sido buena ama de casa, y allí lo pudo comprobar. Aún me lo recrimina. Pero yo era enormemente feliz.

Le di la fuerza necesaria, y las palabras justas para entrar en un almacén de ruedas y conseguir trabajo. Él odiaba ese sitio. Y yo sin esperanzas de nada mejor entre a trabajar en el McMierda. Odiaba ese sitio. Allí yo sólo era basura española que no valía para trabajar, no era lo suficientemente rápida, y me retaban cada día, a fin de que me derrumbase por completo. Llegó mi cumpleaños, y a sabiendas del mismo, muchos compañeros lo ignoraron y cuchichearon creyendo que no les entendía. No merecía la pena un gesto amable. A excepción de tres. Él hizo todo lo posible por hacerme sentir bien en ese día. No lo consiguió. Gracias aún así por haberlo intentado.

Desde que llegamos, primero por comentarios fortuitos de varias personas, y luego por unos síntomas muy propios, intentamos la maravillosa aventura de ser padres. Ansío tener hijos con él, y que todos sean clones suyos, él es precioso. Cada milímetro de su ser es un regalo divino. Pero se ve que yo no merecía ser madre...

Una voz amiga nos dio el chivatazo de un trabajo mejor, en el que podíamos entrar juntos. Pero estaba muy lejos de nuestro humilde y triste lugar. Aún así, abandonamos nuestros odiados trabajos y empezamos la nueva aventura. Trabajar de noche a 60km de casa. No sólo era un desgaste físico sino también económico.

Llegaron las navidades. Él me picaba con que a lo mejor, en Navidades no sólo iba a venir su hermana, quizá, vendría acompañado de alguien. Él no llegó a pensar que yo me ilusionaría que al verla llegar sola, me sentiría, pues eso, sola. No la guardo rencor, es una niña adorable que espero, consiga una buena vida. Eres todo dulzura cuñada. Pero ojalá que él no hubiese hecho esa broma, que me resultó tan cruel. Nunca lo hemos hablado.

Y yo por aquel entonces no paraba de dormir, no tenía fuerza para nada. Me estaba deprimiendo. Él se desesperaba, no sabía que hacer, me metía caña...

Concluimos que lo mejor era volverse e intentar vivir en España. Aún no sé si ha sido un error.

Su coche estaba destrozado, íbamos con el dinero justísimo. Muchas esperanzas. Pero ha sido una bofetada tras otra. En mi familia no paraban de repetirme que no lo íbamos a conseguir. Mi querida hermana parece tener la necesidad de que mi vida sea peor que la suya. Mis amigas estaban todas muy ocupadas. Y él me odiaba.

Recuerdo verle entrar en casa de mis padres, y digo de mis padres, porque siempre se aventura a recordármelo, acelerado y con una camisa horrorosa. Venía a dejarme. Me esquivó el beso y me trató con si yo hubiese sido una mentirosa aprovechada. Aún me duele. No sé como pero seguimos juntos. O eso creo. A la mañana siguiente hicimos el amor y no paraba de repetirme que le abrazase. Me necesitaba. Pero no quería tenerme.

Pasamos más días separados, el buscaba trabajo y yo me hundía. Al final, y a la desesperada, pedí un favor a una amiga de facebook, una chica a la que no había visto en la vida, pero con la que había hablado infinidad de veces. Gracias a ella tengo trabajo. Él no entiende que ella me ayudase. Tampoco hay mucho que entender, hay gente buena en la vida, aunque es muy escasa. Una lástima.

Me aventuré a cambiarme de nuevo de ciudad, si me había ido a otro país, por qué no iba a ir a otra comunidad, es un riesgo mucho más leve. Ese día me acompañó hasta el tren. Casi nos empotramos con un ciervo por el camino... Me dio dos besos, como si no hubiese nada entre nosotros, yo no era capaz de hablar, estaba concentrada en no derramar ni una sola lágrima. No lo conseguí.

Ahora vivo con una chica en un piso compartido, y a veces tengo la gran suerte de compartir mi día con él. De abrazarle y quererle. Pero ahora él está perdido. Y yo no sé como ayudarle. No es una persona fácil. Y sencillamente sin él, no me merece la pena vivir.

Si esta vida se empeña en separarnos, pues que acabe ya conmigo, porque así, yo no quiero vivir. Sencillamente no puedo.

Prefiero simplemente, MORIR.

 

sábado, 6 de abril de 2013

Love hurts

De nuevo sumida en el dolor, ese tan doloroso y dañino que ni tan siquiera te permite respirar. El amor duele, horrores.

En mi corta vida ya he podido comprobar en varias ocasiones que es posible notarse el corazón bajo el pecho. No hablo de su bombeo, hablo de la sensación de opresión como si tuviese 10 kilos sobre mi pecho. Tan pesado que el mero hecho de respirar supone un gran esfuerzo.

En mi mente resuena una frase que critiqué apenas escucharla: "el sexo desestresa y el amor estresa". Al principio solo pude pensar lo triste que era pensar así, ahora es mi bandera. Amar a alguien es extremadamente doloroso,  y más aún si no se está seguro del sentimiento del amado.

La ambigüedad, la incertidumbre... son cánceres, tumores que hay que estirpar apenas se detectan. No todos están dispuestos a someterse a semejante operación, todos sabemos lo doloroso del posoperatorio.  ¿Y si abrir la boca supone el fin? 

A veces creo que necesito que todo termine... 

sábado, 9 de febrero de 2013

Quella maledetta bastarda

Ci sono dei giorni che sarebbe meglio non svegliarsi. La testa è quella maledetta bastarda che sembra abbia personalità propria. Anche se cerchi di no riflettere, di non pensare, di non cadere giù, quella bastarda ci riesce. Ti fa crollare.

Noi, poveri burattini, che ci muoviamo attraverso i nostri pensieri, i nostri sentimenti, ci sembra proprio di non averne elezione possibile. Solo seguire l'istinto, il pensiero. Così facciamo, così sbagliamo, così crolliamo. 

Da quando siamo piccoli ascoltiamo quella frase che ci rinchiude di grandi: "è troppo buono per essere vero!" Quella stupidità mi viene in testa ogni giorno, e non sempre mi sento con la forza che ne ho bisogno per cacciarla via di me. Delle volte è come un brutto sogno che mi segue dovunque vada. Altre, invece, sono più forte di lei. Combatto e vinco. La vinco. E quelle volte, sono orgogliosa di me. Ce l'ha fatta. Ci sono riuscita.

Giorni come oggi mi sento persa. Fuori posto. Chi sono?, che faccio?, dove vado?, è vero?, sentiamo lo stesso?. Quel mostro chiamato insicurezza mi ha preso. Come quando cammini e inciampi, e cadi a terra coinvolta tra vergogna e la stupidità. Sono queste domande a far crollare a chiunque. Ne abbiamo elezione? Le possiamo evitare? Chi abbia le risposte mi dica.

La paura di perdere il tesoro appena trovato mi paralizza il corpo. No mi lascia muovermi. Ho le gambe ferme, il cuore in attesa. Si spezzerà? Me lo spezzerà? Non posso altro che pensare, mi faccio pure girare la testa. Sono messa nel centro di un uragano di stronzate!!! di scemenze che non fanno bene a nessuno. Ne a me ne a lui.

E perché continuo così? Perché non riesco a fermare quella stupida immaginazione. Quella che fa vedere cose che non esistono. È come vivere dentro di un thriller. Non proprio di paura, ma di attesa, di avere cura di te stesso. Quel bisogno di proteggersi è quello che no ci permette godere, godere come tutti quanti meritiamo. Esserne felice, vivere la vita, gridare al mondo ci sono e mi piace esserci.

A me, quello che mi rende consapevole di star sbagliano è scrivere. Mentre le parole scivolano dal mio cervello, scendendo attraverso il nervi, fino le mie dita, me ne rendo conto di dover cambiare. I miei pensieri sono miei, sono io a controllarli, a bloccarli. Sono IO chi comanda. Non sono loro, NON sono un burattino. Non ci sono stata MAI un burattino. 

IO ci sono qui, e mi piace tantissimo esserci. Io mi godo la mia vita, fino all'ultimo secondo non mollerò mai.  MAI.

  

domingo, 4 de noviembre de 2012

Rarezas

¡Hola a todos!

No sé muy bien qué ponerme a escribir. He titulado la entrada como rarezas porque llevo un fin de semana un poco raro.

No es que me haya sucedido algo fuera de lo común, la verdad es que ha sido de lo más normal, excesivamente normal diría yo. Pero tengo esa sensación extraña que me invade. ¿Sabéis a qué me refiero?.

Desde ayer sábado por la mañana que me desperté bruscamente de un mal sueño que ni siquiera recuerdo, me acompaña esta espeluznante sensación. Además he de decir que es la única sensación o sentimiento que no sé combatir. ¿Qué hacer si ni si quiera se sabe que se siente?

Ayer regresé pronto para ser sábado y para lo que acostumbro. La gente estaba excesivamente agresiva y desorientada, alcohol diréis. En mi opinión la atmósfera estaba enrarecida.


Después de ver la F1, dónde Fernando Alonso ha recortado tres puntitos a Sebastian Vettel. En la que el piloto finlandés a quedado en la primera posición después de un problema mecánico del británico Lewis Hamilton, quien ha tenido que abandonar la carrera, una lástima, ya que el piloto estaba volando, su ritmo era excelente. Fernando Alonso ha quedado en segunda posición, y nos ha tenido en tensión hasta la última curva, quedándose a menos de un segundo de la primera posición. De haberlo hecho habría recortado 10 puntos al piloto alemán, lo que hubiese sido excelente de cara al mundial, pero no ha podido ser. Sebastian Vettel tiene definitivamente la suerte de cara. Después de la penalización que recibió el sábado por tener menos gasolina de la permitida, el piloto alemán tenía que salir desde la última posición. En principio era una excelente noticia para todos los "alonsistas", pero como he dicho, la suerte le sonríe. Después de una salida accidentada y un problema en la salida de Pedro de la Rosa, Vettel contaba con 3 contrincantes menos a los que adelantar. Sabemos que la cola de la carrera siempre son huesos fáciles de roer, pero dos accidentes con su correspondiente salida de Safety Car le han facilitado muy mucho la carrera al alemán, reagrupando los pilotos y recortando los segundos de distancia entre pilotos. Button ha sido durante unas vueltas nuestro aliado, frenando a Vettel, pero al final el británico no ha podido más y ha sido adelantado. Quedando Vettel en tercera posición.

Después  de "infartarme" con una carrera absolutamente movida e imprevisible, me he quedado francamente fría. Había acabado una carrera emocionante, era temprano y no sabía qué hacer. Y la verdad tampoco me apetecía hacer nada.

Al final he acabado por recurrir a mi música de mi infancia-adolescencia; los Héroes del Silencio. Hacía bastante que no me tumbaba en mi cama a pensar con los Héroes como fondo. Pero mucho mucho tiempo. La nostalgia se ha apoderado de mi. Hecho mucho de menos esa época de mi vida. Recorriendo el patio del colegio cantando sus canciones y emocionándome con cada una de sus notas. Han sido siempre mi grupo preferido y lo serán para siempre.

¿Por qué será que siempre me pongo ñoña cuando se aproxima mi cumpleaños?

Un besote.




domingo, 21 de octubre de 2012

De vuelta

Hola de nuevo,

¿cuánto tiempo verdad? He pasado muchos meses ansiando volver a escribir en este blog que tanto cariño le tengo, pero no sentía el ánimo suficiente ni la inspiración necesaria para hacerlo. Os preguntaréis qué ha sucedido para que ahora encuentre las palabras necesarias para continuar con él. Pues todo y nada.

Hace unos meses me encontré con el abismo. Tenía tanto tiempo libre para pensar y tantos demonios que combatir, que me dejé vencer por la desesperanza y la angustia. Pero si algo bueno correr por mis venas es mi inquebrantable e inagotable ánimo de lucha y combate.

Un cúmulo de cosas me han ayudado a salir de esa tumba que yo misma me cavé, ayuda externa, amigos, algunos familiares, un libro y sobretodo, yo misma. El libro lo quiero mencionar brevemente; se llama "tus zonas erróneas". Libro que recomiendo a todo el que considere que necesita ayuda.

Pero mi época negra no es algo de lo que quiera hablar en este momento. Es mi pasado y no necesito hablar más de él. Ya he aprendido lo necesario.

A todo el que lo lea y se se identifique mínimamente, actúa, no hay nada que pueda con nosotros, somos más que nuestros sentimientos, pues al fin y al cabo, somos nosotros los que los creamos con nuestros pensamientos.

Yo he ocupado todo mi tiempo. Y me hace enormemente feliz. Soy yo misma a bastarme, la primera que me hace feliz. Cada semana es más caótica, un caos controlado y benigno para mí. Cada día está lleno de actividades que me llenan; clases de inglés, alemán, amigos...  Y los fines de semana son otro cantar.

Hace no tanto, era prácticamente imposible encontrarme en cualquiera de los sitios concurridos en las noches del finde. Actualmente, es muy probable encontrarme allí. Y creedme que lo disfruto cada sábado y lo ansío durante la semana.

Así que aquí me hallo, después de 7 años de noviazgo más uno tras la ruptura, saliendo cada noche y siendo la más "torpe" del local, jajajajaja. La mejor y última de mis anécdotas es un percance relacionado con un baboso, su ojo y mi dedo índice :D. No fue a propósito pero casi se queda tuerto :P. No se le está mal por cansino y salido.

El caso es que estoy ahora mismo viviendo lo que hace años decidí que no quería vivir y que ahora lo disfruto con cada célula de mi piel.

Por último quiero dejar colgada una canción que creo que va bastante bien con todo lo anterior. Es un éxito, al menos en mi humilde opinión. Es una canción que salió el año en que empecé a salir (quien sepa mi edad real se sorprenderá, jajaja, yo me iba con mi hermana mayor :P) y que aún sigue sonando cada sábado, reeditado, y que a mi me encanta escuchar. Me hace sentir como al principio, olvidando todo lo que me ha sucedido en los últimos años.

PD: ¡Qué gusto volver a casa! (mi blog).

domingo, 3 de junio de 2012

Hama

¡Hola a todos!

¿qué tal os va? a mi bastante bien.

¿Os acordáis que hace tiempo comenté que hacía pulseras y demás? Y además solicité vuestra ayuda para el título de un nuevo blog. Bueno pues el blog ya está creado, es


Aunque aún está bastante vacío, iré incluyendo cositas para que veáis lo que hago :).

A parte quería hablaros de Hama, ¿lo conocéis? Mi hermana lo llama los pinchitos :P. Son cilindros de colores con los que se crean imágenes. Es bastante entretenido y relajante, para quien le guste las manualidades claro, jejejeje. Os dejo un enlace para que lo podáis ver.

Besotes


TiendadeHamaBeads250x250

jueves, 24 de mayo de 2012

Nuevo blog

¡Hola a todos!

¡Cuánto tiempo! Siento tener tan abandonado mi blog, pero he estado terminando la carrera :P. Aún no lo voy ha decir muy alto, por si acaso, pero puedo decir que he terminado la universidad y que estoy diplomada :D:D:D:D

Pero logros a parte, quiero contaros que actualmente estoy vendiendo "mis creaciones". Ya puse una pestañita en este mismo blog con unos pocos ejemplos. Hace unos días se lo llevó mi madre a su trabajo y tuvo muy buena acogida y tengo muchos encargos, lo que me ha llevado a querer crear un nuevo blog especifico para vender también por internet.

El único problema es que no sé como llamarlo, y os pido ayuda. Necesito una tormenta de ideas. Espero vuestra ayudita.

Un besote. 
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...